Loading...

HOY ES EL DIA DE LA BANDERA... O NO... DEPENDE DE LA JUSTICIA

Coincidiendo con el 7 de Abril y el comienzo de la Semaan de la Menoria en Villaverde del Río, cuyo primer acto está pendiente de ser aut...

Reply


Coincidiendo con el 7 de Abril y el comienzo de la Semaan de la Menoria en Villaverde del Río, cuyo primer acto está pendiente de ser autorizado o no, el de la banderita tricolor, aquí os dejamos con un interesante artículo de Benito Fernández en DIARIOCRÍTICO.com

DE BANDERAS Y BANDERÍAS
El suceso, bastante habitual en algunos ayuntamientos de la Andalucía profunda y decimonónica como Marinaleda, no deja de ser una mera anécdota pero da una idea de lo tontos que pueden llegar ser algunos políticos mitómanos y demagogos cuando obtienen algún cargo, por simple que sea. Ha ocurrido en un pueblo cercano a Sevilla, Villaverde del Río, gobernado por un tal Santiago Jiménez, de Izquierda Unida, quien ya dio muestras de su talante cuando aseguró en su toma de posesión que él estaba en las instituciones "para destruirlas desde dentro". Jiménez y sus concejales, a quien IULV-CA abrió el pasado mes de septiembre un expediente de expulsión por criticar las políticas de recortes llevadas a cabo o apoyadas por sus camaradas de la Junta de Andalucía, se considera un alcalde revolucionario al estilo de Juan Manuel Sánchez Gordillo y apuesta por la autogestón y la participación asamblearia de sus vecinos para dirigir su mandato. Y he aquí que en un reciente Pleno del Ayuntamiento, a Jiménez no se le ocurrió otra cosa que plantear que la bandera de la II República ondeara "de forma simbólica" en el balcón consistorial entre el 7 y el 14 de abril para conmemorar el 83 aniversario la proclamación de aquel régimen en 1931. La propuesta salió adelante con el apoyo, también, de los ediles del PSOE. Pese a que Villaverde sufre una tasa de paro que afecta a casi la mtad de sus vecinos, parece que para Jiménez y sus camaradas lo verdaderamente importante son los símbolos y qué mejor que la "tricolor" para que toda España sepa que ellos son más revolucionarios que nadie. De momento la cosa ha quedado parada después de que el PP local lo denunciara ante un Juzgado y éste haya suspendido la medida hasta que, una vez oídas las partes el día 7, decida si la prohíbe o no. Lo dicho, es una mera anécdota pero sintomática que la idiotez que nos rodea.


Al margen de ideologías, de monarquía o república, de derechas o izquierdas, me da la impresión que nuestros políticos viven en una especie de limbo en el que lo que menos cuenta son los problemas que padecen los ciudadanos. Ya estoy acostumbrado a contemplar a "los tontos de las banderitas" en todas la marchas de protesta que convocan los sindicatos. Cada vez son más y más jóvenes. No es la primera vez que me he topado en alguna manifestación con dos grupos que han llegado a las manos por defender una bandera u otra, ya sea la española, la republicana, la andaluza, las rojas de la UGT y de CC.OO. o la negra de la CNT. Si te pones a pensarlo es para hacer la maletas y emigrar lo más lejos posible. Que un trapo con uno colores u otros provoque enfrenamientos con heridos se puede entender entre niñatos cafres del Madrid o del Barsa, del Sevilla o el Betis, pero que señores hechos y derechos, padres de familia, licenciados universitarios, algunos de ellos elegidos por una mayoría para representarnos a todos, se líen a tortas por considerar que el trapo tricolor es más democrático y proletario que el fascista y dictatorial rojigualda o al contrario, resulta cuando menos descorazonador. Como decimos por aquí, "pa mear y no echar gota".



He puesto el ejemplo andaluz de Villaverde del Río pero es que esta batalla de banderías más que de banderas se viene librando en España desde hace siglos. Y en ella ahora han entrado, cómo no, las diecisiete autonomías con sus respectivas señeras, sus ikurriñas o sus blanquiverdes, sus moradas, sus blanquicelestes, enredando aún más el lío de tanto trapo representativo. Desde que en 1793 Carlos III ordenara que la enseña de la Marina de Guerra ondeara como bandera y cincuenta años después Isabel II la eligiera como bandera nacional, la rojigualda ha pasado por altos y bajos muy dispares y no siempre ha estado ligada a la monarquía o a los conservaodres En 1808 fue adoptada por el pueblo en lucha contra el invansor francés y por las Cortes de Cádiz. Tambien la mantuvo la I República y no fue hasta la llegada de la II República cuando se modificó por la tricolor, añadiéndosele la franja morada inferior. La Constitución española de 1978, respaldada por la inmensa mayoría de los españoles, especifica en su artículo 4.1 "La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas". Bueno, pues es lo que hay y lo que, mayoritariamente hemos decidido los españoles, monárquicos, republicanos, de izquierdas, de derechas, de centro o mediopensionistas. Ya basta de tanta gilipollez, coño, que hay cosas más importantes de las que preocuparse que del color de unos trapos y su identificación con el que los lleva. ¡Qué hartura de país!

Benito Fernández

GENERAL 6058157606331683603

Publicar un comentario

emo-but-icon

Página principal item

eBay

RESERVA TUS VIAJES DESDE AQUÍ

Booking.com

EL MUNDO EN PORTADA

VILLAVERDE OPINA

SUCRÍBETE

LA TWITTERFERA

whatssapízate